La obesidad es uno de los problemas nutricionales más comunes en los perros, se estima que al menos el 50% de perros de hogar en México sufren de esta condición. Esto solo es parte de la responsabilidad que se tiene como dueños, ya que los peludos no tienen oportunidad de escoger ni razonar sobre cuanto deben de comer.

El riesgo de obesidad en perros

El que tu mascota tenga sobrepeso lo pone en peligro de tener problemas respiratorios y de corazón, así como diabetes y problemas en articulaciones. Mientras tu perro envejece, este peso extra añade estrés a las articulaciones y puede ayudar a que tu mascota desarrolle dolor crónico de artritis.

¿Cómo saber si tu perro tiene sobrepeso?

Si miras desde arriba, los perros con un peso saludable deben tener una buena cintura, justo detrás de las costillas, el abdomen debe curvarse hacia adentro, en lugar de tener forma de “barril”. Desde un lado, el abdomen debe estar “sumido”, que no siga en línea con las costillas. Las costillas se deben sentir fácilmente, pero no verse. Aquí te dejamos una imagen que te podrá ayudar a reconocer de forma sencilla si tu perro tiene sobrepeso.

tabla-sobrepeso-obesidad-perros

La buena noticia es que, si tu perro tiene sobrepeso lo puedes ayudar a que regrese a un peso saludable, solo es cuestión de tener constancia, fuerza de voluntad para no caer en sus ojitos tristes al pedirte comida y seguir estos tips que aquí te compartimos.

Alimenta a tu perro con comida de calidad

Evita la comida económica que es alta en maíz, trigo y otros granos, escoge marcas que tengan contenido alto en proteínas. También puedes optar por alimentos con bajas calorías que estén diseñados especialmente para que tu mascota baje de peso.

Mide y raciona bien la comida

Usa una taza medidora para calcular de forma correcta cuanto alimento debe de consumir tu mascota. Esto te ayudará a saber cuanto está comiendo y poder hacer ajustes necesarios. Si le estás dando comida especial para perros con sobrepeso solo tienes que seguir las recomendaciones que vienen al reverso.

Incrementa el ejercicio

Un pequeño aumento de ejercicio puede hacer la diferencia. Haz tu caminata diaria un poco más larga o aumenta la cantidad de juego diario. Así como la dieta, recuerda que estos cambios tienen que ser graduales e ir aumentando la cantidad de ejercicio poco a poco.

Usa premios saludables

Procura usar premios saludables y bajos en calorías y calcula bien cada cuando se los das. Todos los miembros de la familia se deben de comprometer que a la hora de la comida no le den ninguna sobra o comida de humano que tu perro no deba de comer. Si tu peludo está acostumbrado a recibir alimento como recompensa, cambia esto a recompensas afectivas, como palabras y caricias efusivas.

Haz que tu perro trabaje por su comida

Las pelotas dispensadoras de comida y los platos con laberintos son una buena forma de que tu perro queme calorías al tener que trabajar para poder conseguir su comida o premios. La mayoría de los perros aprenden rápido como funcionan estos y les encanta el reto. Si a tu perro no le gustan mucho estas opciones puedes enseñarle a que haga trucos o busque cosas para ganarse su comida.

Como ves es muy sencillo ayudar a tu mascota a bajar de peso, solo necesita mucho compromiso de tu parte y de toda la familia, así como también cuidados veterinarios, siempre antes de hacer cualquier cambio en la dieta/rutina de tu perro, es muy importante que visiten a su médico veterinario.

 

 

 

 

 

 

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios