Los perros ladran por que se sienten amenazados, desesperados o ven algo extraño y fuera de lugar. El ladrido de un perro es una de sus formas principales de comunicación, y mas que un problema es una actividad que se puede controlar dedicándole tiempo y aplicando métodos de entrenamiento. La mayoría de las personas cuando les dicen que tienen un perro que ladra mucho se ponen a la defensiva. Enojarte y culpar al vecino solo crea hostilidad, intensifica la tensión y no es muy saludable vivir en lugar donde los vecinos te desprecien. Te damos algunos tips para evitar que el ladrido de tu perro sea un problema.

men-talking-over-fence-678847-gallery

1. Escucha

A menos que tu o tu vecino planeen mudarse próximamente, es necesario escuchar lo que dice tu vecino. Si hay algo de verdad en la queja, es recomendable averiguar si es verdad que tu perro ladra todo el día mientras no estas.

Mothers and children in doorway

2. Mantén la calma y si es necesario discúlpate

Aunque a ti no te molesten sus ladridos de tu mejor amigo puede ser que los demás no entiendan. Con solo decirle a tu vecino que lamentas que esté siendo molestado por ladridos, puede ayudar a disminuir la tensión entre los dos. Asegúrale de que no quieres que tu perro sea una molestia, y quieres ayudarle a encontrar una solución.

camara_motorola

3. Investiga

Haz preguntas que mantengan a tu vecino tranquilo y sepa que te interesa la situación como:

“¿Hay algún momento en el que el ladrido sea más molesto?”

“¿Hay otros perros que están ladrando también?”

“¿Te molestaría conocerlo y convivir con mi perro para que empiece a confiar en ti?

Puedes también instalar una cámara preferiblemente activada por voz para documentar Las actividades de tu perro cuando no estás en casa y poder comunicarte con el y tratar de controlarlo desde donde te encuentres. Por otra parte, es buena idea tomar un día para ver lo que sucede desde fuera, ver lo que pasa que podría hacer que su perro ladrar. Pregunta a otros vecinos si oyen a tu perro, y si es así, cuándo y cuánto.

dog-training

4. Haz Cambios

Haz cambios en la rutina de tu perro. Por ejemplo, si la queja es el ruido de la mañana temprano puedes levántate antes y dar un pequeño paseo o jugar un rato. Para mantenerlo en silencio es importante mantenerlo ocupado. Normalmente los juguetes interactivos ayudan a cambiar esta situación.

La actividad física es extremadamente importante en estos casos, especialmente si tu perro es muy activo. Recuerda que sacarlo a pasear ayudará mucho a controlar su energía.

Pide ayuda, ya sea contratar a alguien o comenzar con entrenamiento es de extrema importancia. Un perro bien entrenado no va a ladrar por cualquier cosa. Puedes leer estos tips para entrenar a tu peludo tú mismo  y puedes utilizar gadgets anti-ladridos, premios que ayuden al entrenamiento y clickers de entrenamiento.

Carnes-Crossroads-neighbors-talking

5. Mantén a tu vecino informado

Si, es más trabajo y probablemente a veces solo quieres descansar, pero mantener la paz con tu vecino te ayudara a mantener la paz y tranquilidad en tu hogar también. Recuerda siempre mantenerte tranquilo al hablar con tu vecino. Manténlo informado de los esfuerzos y lo que estás haciendo para resolver sus preocupaciones. Pídele que te haga saber si ve mejoras. Mantenerlo informado Recuérdale que tu perrito no ladra por molestarlo y que estas haciendo todo lo posible por mejorar su comportamiento (y de verdad hazlo). Si tu perro es una parte importante de tu familia es importante que le dediques tiempo y soluciones su mal comportamiento.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios