Tener una perro en tu vida implica una responsabilidad enorme que debe de ir acompañada de un gran amor y de mucha paciencia. Pero si la raza de perro que elegiste como compañero no cuadra o no congenia con tu estilo de vida, es posible que te enfrentes a situaciones de mucho estrés y que la convivencia en vez de ser algo placentero se vuelva un eterno dolor de cabeza.

Por ello, es necesario que hagas un poco de investigación antes de recibir al nuevo integrante de la familia, cada raza tiene características propias y necesidades específicas. No todos son iguales, no todos se comportan igual y el éxito en tu relación perro-humano depende en gran medida de que tu mascota sea la adecuada para tu estilo de vida.

¿Tienes niños en casa?

Si en casa hay niños pequeños, requieres de perros que les gusten los niños, que les tengan paciencia, que sean protectores, cariñosos y juguetones como el Golden Retriver, el Boxer, o Viejo Pastor inglés.

¿Te gusta la tranquilidad en tu hogar?

Si amas pasar las tardes viendo películas, no eres de los que les gusta mucho estar afuera haciendo ejercicio y prefieres la tranquilidad de tu hogar, necesitas un perro tranquilo que pueda ser tu compañero de almohada, que ame dormir y que disfrute los largos momentos de no hacer nada como el Bulldog inglés, el Galgo o el   Bloodhound.

¿Te gusta hacer ejercicio?

Si amas hacer ejercicio y tu ideal de una tarde es salir a correr, te convendría tener en tu vida a un perro que comparta tu gusto por ejercitarte, que tenga resistencia y te siga el ritmo como el Husky Siberiano, el Weimaraner, o el Dálmata.

¿Tienes alguna discapacidad o vives con alguien que la tenga?

Si tienes alguna discapacidad o en casa hay alguien con capacidades diferentes necesitas un perro de asistencia, que son aquellos que por su personalidad pueden ser entrenados no solo para ser compañía, sino para ayudar, incluso en caso de emergencia como el Labrador Retriever, el Pastor alemán o el Border Collie.

¿Quieres un compañero que te proteja?

Si vives solo o para ti lo más importante es tu seguridad y necesitas que tu perro además de ser tu compañero sea un guardián de tu casa necesitas un perro que tenga capacidad de defensa, que sea territorial y que impongan con su presencia como el Doberman, el Rottweiler o el Pitbull.

¿Trabajas mucho tiempo fuera de casa?

Si trabajas mucho y estas fuera de casa por jornadas largas, necesitas un perro independiente, tranquilo y un poco solitario como el Shih tzu, el Chow-chow o el Schnauzer miniatura.

¿Solo vives tú en tu casa?

Si te cuesta trabajo dormir porque te angustia que alguien se meta a tu casa o que pase algo pero no quieres un perro de defensa, pero quieres que te avise si pasa algo pero que se sea juguetó y cariñoso al mismo tiempo, lo que necesitas es un perro de alarma como el Chihuahua, el Yorkshire terrier o el Pinscher miniatura.

¿Tienes alguna alergia?

Si amas a los perros pero te dan alergia, entonces puede optar por un perro hipo alergénico, ya que se ha comprobado que la alergia no la causa el pelo sino la caspa del pelo de perro, por ello necesitas un perro que no suelte caspa como el Caniche, el West Highland White terrier o el Samoyedo

Antes de adoptar o comprar siempre investiga un poco más a fondo sobre las características de la raza o bien pregunta a quien te lo entregue  sobre su forma de ser y su personalidad para que haya más probabilidades de que su relación sea armoniosa y exitosa.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios