Los collares permiten que los dueños paseen a su perrito con una correa y proporcionan un lugar para colgar su identificación y las etiquetas de vacunación. Sin embargo, si se usan de forma incorrecta, los collares pueden provocar lesiones graves o incluso fatales. Te mostramos 5 maneras en que un collar puede lastimar a tu perrito, junto con algunos consejos para un uso seguro y responsable del collar.

1384545306

1. Estrangulación o asfixia

Si se usan de manera incorrecta, los collares pueden poner a tu perro en riesgo de estrangulación. Un perro puede saltar y enganchar su collar en una valla o enganche de ventana, lo que puede provocar asfixia. Incluso un collar bien ajustado puede ser peligroso si se utiliza para atar a un perro en el patio trasero. Además debes de supervisar su uso, ya que existen muchos casos de perros que al intentar saltar rejas o vallas mientras están atados a una larga correa, terminan colgados del cuello. Para sacar a tu perrito a pasear lo más recomendable es utilizar un arnés o pechera, con esto evitas lastimar su cuello, especialmente si pasa mucho tiempo con su correa. collarenboca

2. Lesiones en la extremidad o en la boca

Además de los peligros de estrangulación, un collar puede presentar otros riesgos físicos graves, especialmente cuando esta demasiado flojo. Por ejemplo, si un perrito se está rascando la oreja y su collar no está ajustado, su pierna o su pata podrían quedar atrapadas dentro del collar. Esto puede provocar que se lastime e incluso se rompa un hueso. También pueden meter los dientes o la lengua en un collar demasiado flojo, lo que puede provocar la rotura de los dientes y otras lesiones en la boca. Al colocarle a tu perro su collar, asegúrate de que puedas colocar tu pulgar entre el collar y el cuello del perro. De esta manera sabrás que no esta muy apretado ni muy flojo.

Young black puppy dog scratching itchy skin. Isolated on white.

3. Problemas de la piel

Un collar demasiado e incluso moderadamente apretado puede provocar irritación de la piel. Los collares que están demasiado apretados pueden causar pérdida de cabello, y la piel en esas áreas puede ser más propensa a la infección. En casos extremos, un collar muy apretado puede raspar y cortar el cuello de un perro. Esto puede ocurrir en casos de negligencia cuando se deja un collar del tamaño de un cachorro en un perro en crecimiento. En general, para proteger el cuello de tu perrhijo, es recomendable cambiar frecuentemente entre algunos collares diferentes y verificar regularmente que el tamaño siga siendo el correcto. También se recomienda dejar que tu perro duerma por la noche sin collar para darle a su piel la oportunidad de ventilarse.

Neck-dog-pillow

4. Cuello lastimado

Los collares tradicionales pueden dañar el cuello de tu perro si tiras con fuerza de la correa. Recuerda que el cuello es un área muy, muy sensible. El estrés repetido en el cuello puede incluso conducir a problemas médicos a largo plazo, incluyendo el daño a tiroides y tejidos alrededor del área del cuello y glándulas salivales. Un arnés o pechera pueden ser la alternativa más segura ya que no ejercen presión sobre el cuello. 

AMRImage-E-GettyImages-171325224-56a26ba55f9b58b7d0ca0aa1

5. Malestar general

Incluso si un collar no causa lesiones graves, el collar incorrecto puede ser simplemente molesto para tu perro. Es importante usar el sentido común cuando se compra un collar, ya que si se ve rígido e incómodo, probablemente lo sea. Un collar de este tipo tiende a impedir la movilidad del perro. Si tienes un perrito que se rasca mucho el cuello considera quitarle el collar y revisar su piel alrededor del cuello para asegurarte de que no le está causando incomodidad o irritación.


Los collares no son completamente malos

Si lo colocas de manera correcta, es extremadamente útil especialmente en caso de algún accidente. Encontrar a tu perrito será mucho más fácil si trae puesto su collar y plaquita. Si aún tienes duda de que es lo ideal para tu perrito, toma nuestro quiz que te ayudará a decidirlo.

CollaroPechera-

 

 

 

 

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios