En estas épocas de frío el baño diario se toma más por obligación que por gusto, y es que dejar el calor cobijante de tu cama para quitarte tu pijama calientito en el frío del baño es un pasaje tortuoso.

Claro, viene la recompensa del agua caliente que nos da vitalidad y nos refresca, pero después viene de nuevo el momento doloroso de dejar el calor del agua, salir húmedos de la regadera y secarnos lo más rápido posible, vestirnos y abrigarnos hasta que podamos volver a entrar en calor.

¿Te imaginas que siente tu perro cuando las bañas? Ellos no pueden quitarse el pelo para después ponerse uno seco, tampoco pueden decirte “no gracias persona, hoy no me quiero bañar, tengo frío”. Es una decisión que nosotros tomamos por ellos y por eso mismo debemos de tomar la mejor opción para su cuidado.

Perfuma a tu perro

Siendo honestos no todos bañamos a nuestros compañeros peludos tan seguido como se recomienda, claro que siempre decimos que sí, pero la verdad oscura nos persigue. Sin embargo, podemos disimular que esta semana no los bañamos si les aplicamos algún tipo de perfume o colonia que elimine los malos olores (ese tan sonado “olor a perro” del que las personas sin animales se quejan siempre). Esto nos ayudará a espaciar los baños de nuestros amigos peludos y no someterlos a la tortura de un baño frío en estas fechas.

Baño de espuma

Otra opción que tenemos, si nuestro peludo amigo ya está muy cochino es darle un baño en seco, esto permitirá que tu perro esté limpio pero sin mojarse y enfriarse de más.

Aunque este tipo de baños da el mismo resultado que el baño convencional no es recomendable que se utilice como método recurrente de limpieza. Nunca nada mejorará el efecto del agua con jabón para remover toda suciedad, pero sirve muy bien en estas fechas de frío, en días que uno tiene un poco de prisa o cuando nuestro amigo peludo está convaleciente.

El baño de espuma es relativamente fácil, primero debes cepillar a tu mascota con un cepillo especial para remover el pelo suelto, eliminar nudos y quitar el excedente de polvo y mugre.

Después aplicas el shampoo en espuma sobre un paño y lo untas en el cuerpo de tu amigo peludo, sin tocar ojos, orejas y hocico. Con la mano o con el mismo paño debes frotar muy bien toda la espuma para que llegue hasta la piel y hasta que se seque y se convierta en un polvo tipo talco. Vuelves a cepillar para quitar ese polvo y listo peludo seco y limpio.

Si ninguna de estas opciones te convence entonces dale un baño normal pero siguiendo algunas recomendaciones para su cuidado.

  • Báñalo con agua tibia, no lo bañes en la intemperie o con manguera, hazlo en un lugar cerrado que no tenga corrientes de aire, esto evitara que tu amigo peludo se enferme.
  • Si lo bañas con agua fría provocaras que el baño se convierta en una mala experiencia para tu mascota y la próxima vez que quieras bañarlo será una tortura para ambos.  Los animales tienen buena memoria y recuerdan con facilidad aquellas cosas que los lastiman o los estresan y tienden a huir de esas situaciones.
  • Cuando lo bañes, sobre todo en época de frío, utiliza un shampoo con ingredientes naturales que ayuden a cuidar su pelo pero que protejan su piel, ya que con el frío la piel se les reseca mucho, se rascan más y sueltan mucho pelo.

Una vez que termines de bañarlo sécalo primero con una toalla para remover la mayor cantidad de agua que puedas y cuando este solo húmedo, ya no mojado, utiliza la secadora para eliminar por completo el rastro de agua. Si dejas a tu amigo peludo húmedo puede enfermarse delas vías respiratorias o incluso desarrollar hongos en la piel.

Si lo llevas a una estética se muy exigente en que lo bañen con agua tibia y revisa que lo hayan secado en su totalidad antes de sacarlo.

Cuídalos mucho, los animales también sufren las bajas temperaturas y pueden enfermarse al igual que nosotros. Haz que disfrute sus días de baño, no que los sufra y aprovecha ese tiempo para darle un par de apapachos extras, que a nadie nos cae mal recibir un poco de amor.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios