El cuidado de los perros es caprichoso, a veces es de lo más sencillo y otras de lo más complicado.

Lo cierto es que los perros son seres increíblemente nobles que buscan amor y apapachos y cuando se sienten mal se repliegan en algún lugar y digamos que sufren en silencio.

Muchas veces su malestar pasa solo, sin necesidad de hacer más que mantenerlos hidratados, y justo por eso a veces nos confiamos y no acudimos al veterinario cuando es realmente necesario.

Hay síntomas que no debemos dejar pasar y debemos darle a nuestro perro los cuidados médicos especializados necesarios para evitar una tragedia.

En general siempre que veas un comportamiento o un síntoma que no es “normal” en tu perro debes llamar a su veterinario para que te indique si lo llevas al consultorio o si solo debes mantenerlo en observación.

Hay 5 momentos en los que tú perro debe ir al veterinario:

Problemas de salud

Si esta cabizbajo, respira agitadamente, si lo tocas y se queja, o si presenta vomito con diarrea, tiene problemas respiratorios, si presenta sangre en heces u orina o si tienes sospecha de que algo no va bien con él.

Envenenamiento

Si tu perro ha consumido por accidente alguna sustancia química como detergentes, cloro, insecticida, veneno para plagas, pintura, acetona o cualquier otra sustancia que haya en casa o en la calle, necesitas ir corriendo al veterinario.

Accidentes

Ya sea porque se golpeó, se lastimó, se cayó o se peleó con algún otro perro es necesario que lo lleves al veterinario tanto para que se curen las heridas que se presentan y se revise a profundidad ya que puede haber heridas internas que no se ven.

Es importante que no tratemos de curarlos nosotros mismos ya que la piel de los perros no cicatriza igual que la nuestra y ni los tratamientos ni las sustancias son las mismas y se pueden infectar con mayor rapidez.

Al menos una vez al año

Para revisión de rutina y aplicación de vacunas. Es importante no faltar a esta cita para poder detectar a tiempo cualquier irregularidad.

Malformaciones repentinas

Siempre que encuentres una malformación como un bulto, una bolita, un hundimiento en tu perro debes ir inmediatamente al veterinario para descartar alguna enfermedad como cáncer o tumores y en caso de ser necesario intervenir quirúrgicamente a tiempo.

Hazle caso a tu instinto y si sientes que debes ir al veterinario… VE.

Más vale pecar de exagerado que afrontar una tragedia que pudo haber sido evitada si se trataba a tiempo.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios