Aproximadamente cuatro y medio millones de personas han presentado son mordidas de perro en Estados Unidos cada año de los cuales una quinta parte de ellos terminan necesitando atención médica para sus heridas. Los niños menores de 13 años son las víctimas más frecuentes de la mitad de las emergencias de mordeduras, esto debido a que desconocen en gran medida cómo actuar en torno a un perro.

Es importante entender que cualquier perro tiene la capacidad de morder y que mediante la comprensión de las razones más comunes por qué los perros muerden es posible prevenirlas.

1. Un perro posesivo

13469333283_62a79673ed_h

Proteger su propiedad es la primera causa por la que un perro puede morder, y cuando digo propiedad hablo de cualquier juguete, comida, territorio e incluso un ser humano.

Comenzar a entrenar desde pequeño al perro puede minimizar este tipo de comportamiento posesivo. Enseñar el comando básico “déjalo” funciona bien en la prevención de la agresión por algún juguete. Acércate al plato de comida y de vez en cuando añade premios a los alimentos para que entienda que si alguien se acerca a su tazón de comida no es algo malo.

También es importante enseñarles a los niños a no molestar a un perro que está comiendo o con alguna carnaza.

 

2. Un perro con miedo

1593161092_0642acc50d_b

Generalmente es el miedo hacia los extraños, como los veterinarios y carteros o en situaciones desconocidas. Las mordeduras por miedo pueden ocurrir mientras están en casa, por lo que debes enseñar a los niños a acercarse sigilosamente a ellos y en especial a no molestarlos mientras duermen. La socialización temprana es importante para que el perro joven esté expuesto a muchas diferentes personas, animales y situaciones minimizando el riesgo de desarrollar alguna fobia en un futuro. Por ejemplo,  la primera visita al veterinario puede ser una visita social sencilla, es decir que no vaya a consulta, más bien a conocer la clínica y al personal veterinario.

3. Un perro con dolor

15800097464_f38fa9beee_o

El dolor puede hacer que hasta el el perro más simpático pueda morder. Si tu perro tiene, por ejemplo, displasia de cadera, otitis severa o cualquier lesión crónica, debes instruir a tus hijos a mantenerse lejos de las zonas adoloridas y ser suave al acariciar al perro. Si tu perro se vuelve mordelón sin razón considera que hay algo que pueda ocasionar dolor y haz una cita con tu veterinario habitual para un examen físico.

 

4. Un perro con instinto maternal

6887613569_41b53ae7af_b

Hasta el perro mejor entrenado puede llegar a ser un mordedor cuando tiene cachorros. Conocer y respetar el instinto maternal en torno a una perrita que recién ha tenido a sus cachorros es por demás importante. Enseña a los niños (y a los invitados) a no acercarse a un cachorro en torno a la madre y ten cuidado tú mismo de cómo manejas a los cachorros . Asegúrate también de que la nueva madre y los cachorros tienen un lugar donde pueden sentirse seguros y sin ninguna distracción.

 

5. Un perro con instinto de caza

177468578_f831e0d1fb_o

Este es otro instinto que debes tomar en cuenta y que, a veces, se desencadena cuando una bicicleta pasa junto a un perro y despierta su instinto de persecución. Sabiendo esto, sé consciente de evitar pasar junto a un perro mientras andas en bici.

Si no pudiste evitarlo y un perro comienza a perseguirte, lo mejor que puedes hacer es detenerte frente al él. Mantente quieto y al pendiente del perro pero evita hacer contacto visual ya que para ellos, esto puede significar que los estás desafiando. Normalmente se acercará y te olerá y después de un momento se alejará y buscará otra cosa que perseguir.

Si aún así, un perro te ataca, enróllate (hazte bolita) protegiendo tu cara y cuello.

 

Señales de que un perro va a morder

Conocer los factores desencadenantes comunes que causan las mordeduras de un perro te dará el poder para evitar estas situaciones. Las mordeduras de perro son siempre precedidos por un comportamiento que un observador astuto puede utilizar como una advertencia y luego tomar medidas para reducir el estrés o el miedo del perro.

  • Las orejas se quedan erguidas y normalmente apuntando hacia atrás
  • La piel y el pelo de la espalda puede ponerse erizado y quedarse así
  • Los ojos pueden ponerse en blanco
  • Muestran los dientes acompañados de un gruñido
¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios