A veces como personas con perrhijos hacemos cosas que no sabemos que dañan o lastiman a nuestro peludo. Te mostramos una lista de cosas que debes de evitar o mejorar para darle una vida más feliz a tu peludo

1. No descuides los dientes de tu perro
Aunque el cepillado diario de dientes se aconseja para perros, sólo el 2% de los dueños lo hacen. Los dientes de tu peludo deben de ser revisados por un veterinario por lo menos una vez al año. Puedes limpiarlos de manera sencilla utilizando pastas, cepillos y premios hechos especialmente para mantener su boca limpia y saludable. Recuerda que nunca deben de usar pasta de humano ya que esta contiene sustancias químicas que pueden afectar a tu peludo ya que en lugar de escupir el se comería la pasta.

2. No dejes a tu perro solo en el auto
Incluso cuando el clima es relativamente fresco, un automóvil puede calentarse rápidamente y si se deja durante demasiado tiempo, un perro puede incluso morir. Aparte de que el clima es un problema, un perro solo en un coche es una tentación para los ladrones. Así que trata de evitar dejar a tu peludo solo en auto cuando tu no estas.

3. No dejes a tu perro encadenado toda la vida
Es perfectamente aceptable tener encadenado a tu peludo para disfrutar del exterior por un período de tiempo, mientras el clima sea aceptable y el perro este supervisado. Y siempre y cuando la correa, y el collar o pechera no les lastime. Tu peludo necesita interacción humana y estimulación para ser parte de una familia. Utiliza rejas para separar cuartos o jaulas para la hora de dormir y evita tenerlo encadenado todo el tiempo.

4. No dejes de llevarlo al veterinario
Esto puede sonar como algo lógico, pero hay algunas personas que creen que pueden auto-diagnosticar los problemas de salud de su peludo y no buscar atención veterinaria. Es muy bueno mantenerse informado sobre la higiene y salud de los perros, pero si un perro actúa fuera de lo común o hay síntomas de enfermedad, la atención veterinaria es de suma importancia.

5. Nunca golpees a tu perro
Golpear a un perro como forma de castigo, por más malo que sea su comportamiento, o peor aun, golpearlo por diversión es incorrecto. Daña la relación con tu perro y evita el entrenamiento apropiado. Cuando golpeas a un perro, le enseñas a temerte, rompe su confianza y debilita el vínculo entre el perro y su dueño.

6. No uses su jaula como área de castigo
Si un perro se comporta mal, poniéndolo en una jaula no es la respuesta correcta. Cuando se utiliza la jaula como una forma de castigo, le enseñamos al que la jaula es un mal lugar, un lugar de castigo, en lugar de un refugio seguro. Lo que necesitamos hacer es que los momentos en la jaula sean experiencias positivas para que cuando sea necesario sacarlo en su jaula, aunque sea para un viaje, va a relacionarlo con algo negativo.

7. No ignores los sentimientos de tu perro
Los perros sienten, tienen emociones y entienden las emociones. Recientes estudios científicos han demostrado que los perros experimentan el amor como los seres humanos y pueden leer las emociones humanas basadas en expresiones faciales y corporales. Los perros tienen la capacidad de amar, sentir, deprimirse y emocionarse.

 

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios