A diferencia de los oídos de los humanos, las orejas de tu peludo son una característica principal de su cabeza. Existen orejas de perro de todas formas y tamaños. Algunas están cubiertas de el pelo por dentro y fuera, mientras que otras tienen sólo una capa fina de pelaje. Hay muchos datos sobre sus oídos pero te mostramos algunos que pueden servir para aprender un poco mas sobre ellos.

Los perros tienen alrededor de 18 músculos en cada oreja. El número exacto depende de la raza. Es por eso que son capaces de rotarlas, inclinarlas, levantarlas o bajarlas. También son capaces de mover cada oreja independientemente.

Los perros mueven sus oídos no sólo para escuchar mejor, sino también para expresar emociones. La posición de las orejas de tu peludo puede demostrar cómo se siente de un momento a otro.
a. Si están erguidas y miran hacia adelante, está atento.
b. Si están un poco retraídas, se siente amigable y juguetón.
c. Sin embargo, si sus oídos están acomodados contra su cabeza, probablemente se siente temeroso o tímido

El oído esta vinculado con el equilibrio de tu peludo, y de hecho, las infecciones del oído interno son una causa frecuente de pérdida de balance. Evita esto manteniendo sus oídos siempre limpios con toallitas especializadas.

Algunos signos de infección en los oídos de tu peludo pueden ser: irritación o inflamación, constante rascado y sacudido de orejas, descargas del canal auditivo, pérdida de pelo en las orejas o alrededor de las mismas, caminar continuamente en círculos, y mal olor en las orejas. Recuerda siempre estar atento y mantener sus odios limpios. Si sus oídos llegan a tener otitis recuerda consultar a tu veterinario y utilizar suspensión ótica especializada para perros.

El canal auditivo canino tiene forma de “L”. Es vertical hacia la mandíbula, luego toma un giro de 45 grados horizontalmente hacia el tímpano. Esta estructura es una de las razones por las que los perros son propensos a una variedad de problemas de oído.

Los cachorros nacen sordos porque sus conductos auditivos están todavía cerrados. Comienzan a oír cuando tienen unas semanas de edad, dependiendo de la raza.

Para limpiar los oídos nunca debes usar alcohol, agua oxigenada ni cualquier otra cosa con sustancias químicos, muy probablemente tu peludo va a intentar limpiarse después y terminara ingiriendo estos productos. Asegúrate de no utilizar cotonetes en los canales auditivos de tu peludo. Es más recomendable utilizar toallitas especializadas.

Los perros domésticos oyen a frecuencias mucho más altas que las personas, aunque no tan altas como los gatos. Algunos oídos humanos no escuchan sonidos que los perros pueden escuchar muy claramente.


bannercuidadooidos

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios