Sabemos que el amor que tienes por tu perro es incondicional, que hasta algunas veces lo llegas a considerar como si fuera tu hijo y esto está bien, mientras mantengas tus límites. Esto es, que sepas que hay diferencia entre tratar a tu perro como un bebé a tratarlo como un niño.

Muchas veces como dueño se comete el error de pensar que tu perro no te entenderá, por lo que sería mejor no exigirle más y dejar a un lado su entrenamiento. Sin embargo, la inteligencia de tu perro es equivalente a la de un niño de 3 años, así como sus habilidades sociocognitivas por lo que no tengas miedo en ponerle ordenes y límites como a un niño, el seguro te entenderá.

Obviamente requiere de mucho entrenamiento y paciencia, pero piensa que al educarlo como educarías a un niño lo estás ayudando más que perjudicarlo, aquí te contamos de los beneficios:

Ayuda a mantenerlo seguro

perro-nino2

El que tu perro conozca comandos como “quieto” y “ven” pueden salvarle la vida. Es importante que tu perro responda a estos ya que pueden hacer la diferencia. Es importante que esto se lo enseñes a tu perro desde casa, ya que sí no lo aprende aquí jamás podrá hacerlo en la calle.

También el que entienda el comando “Déjalo” para cuando se acerca a comer cosas que encuentra en la calle o que tenga prohibido comer. Al igual que a los niños le dices que no se meta cosas a la boca por su seguridad.

Mejora su obediencia

perro-nino1

¿Te has encontrado en una situación donde tienes que convencer a tu perro de que haga algo a cambio de un premio? De seguro esto no lo harías con un niño. Es muy importante que tu perro sepa obedecer y seguir lo que le pidas sin necesidad de premios, ya que si un día en el que necesites que tu perro te obedezca y tu no tienes premios, jamás te hará caso. A un niño le pides que haga las cosas y las hará, no vas por la vida con una bolsa de dulces esperando que él te obedezca.

Con los perros tienes la facilidad de poder usar herramientas como los sistemas de entrenamiento que te ayudan a reforzar los comandos de voz que le pretendas enseñar.

 Mejora sus habilidades de socialización

perro-nino3

Los perros al igual que los niños necesitan aprender habilidades sociales. Jamás dejarías a un niño encerrado sin que juegue o conozca a otros niños. ¿Por qué hacerlo con tu perro?

Llévalo a un parque para perros, tu perro también necesita interactuar con perros y otras personas, además así entenderá cuando los demás perros quieren jugar con él o cuando necesita alejarse.

Y recuerda enseñarle a que no debe gruñir cuando alguien u otro perro se acercan a sus juguetes, justo como los niños deben aprender a compartir y aprender que los juguetes también son una herramienta para socializar, y no únicamente para que juegue él solo. Puedes conseguir juguetes, como cuerdas, pelotas o frisbees con los que también puede jugar con otros perros.

 Lo ayuda a aprender nuevos trucos

perro-nino4

Cuando un niño quiere aprender un deporte o cualquier otra habilidad y falla en las primeras veces, no dejas que se vaya y que ya no lo intente otra vez hasta mejorar, porque obviamente no es bueno en ello.

Así es como muchos dueños tratan a los perros, se frustran de que éstos nos pueden aprender un nuevo truco y asumen que su perro no es lo suficientemente inteligente porque no pudieron con esta sencilla actividad.

Y esto no es en sí por las limitaciones de tu perro, es porque no trabajas con él lo suficiente. Motívalo, la mayoría de los perros se motivan más con afecto y efusividad de tu parte, inténtalo. Recuerda que tu perro no entiende tu idioma, pero si entiende tu lenguaje corporal y justo como los niños de 3 años tienen la habilidad de aprender palabras y asociarlo con objetos y tareas.

Como te darás cuenta no se trata de que humanices a tu mascota, y la consientas en todo desequilibrando su instinto. Se trata de poner en balanza y preguntarte si tu comportamiento sería aceptable para con tu hijo o un niño. Si la respuesta es no, probablemente también sería inaceptable para tu perro.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios