Los perros solían ladrar para proteger su manada y su territorio. Hoy en día estos ladridos pueden llegar a ser una molestia para las personas alrededor. Pero recuerda: cuando un perro ladra está diciendo que algo esta mal, ya sea que está aburrido o que está buscando estimulación o un reto.


¿Por qué ladra?

3-keys-to-stop-the-barking

El ladrido es la única manera que tu peludo tiene de comunicarte que algo está mal. Inevitablemente, el ladrido excesivo indica que hay un problema en su vida. Un perro ladrando necesita por lo general 3 cosas: ejercicio, disciplina, y recompensa, en este preciso orden. Cuando le proporcionas primero ejercicio y después disciplina, esto sirve la estimulación física y psicológica que tu perro necesita. Después de estos dos ya puedes darle una recompensa, ya sea un afecto o un premio, siempre y cuando tu peludo esté tranquilo y en calma. Refuerza y premia sólo el buen comportamiento.


¿Qué provoca su ladrido excesivo?

How-To-Make-Your-Dog-Stop-Barking

Tu peludo esta reaccionando a las recompensas. Por ejemplo, si tienes un perro pequeño y ladra mucho, tu lo levantas y lo mantienes en tus brazos para se tranquilice, estás dándole la idea incorrecta. Al recibir lo que quiere, tu peludo relaciona la acción –ladrar– con la recompensa de ser cargado y consentido.

De la misma manera, cuando llegas a casa y y te encuentras a tu perro brincando y ladrando, es entendible que lo único que quieras hacer es darte afecto y cariño. Pero al hacerlo, le estas diciendo que esta bien que ladre fuerte y te salte encima. Si siempre que regreses a casa, saludas a tu perro con extrema emoción y alegría, entonces esto se convierte en el momento más esperado del día para tu perro. Pero cuando la espera es muy larga se puede volver frustrante y muy estresante para él. Ahora, si también a la hora de salir de casa lo tratas con mucha emoción, dejas a tu peludo en un estado de entusiasmo intenso, lo cual ocasiona ladridos excesivos debido a la espera.


¿Cuáles son las soluciónes?

A JRT is fully concentrated on a piece of biscuit treat.

Las soluciones son muy sencillas:

  1. Comienza con proporcionarle a tu perro ejercicio diario y frecuente, ya sea con juguetes que lo activen o sacándolo a dar un paseo.
  2. Utiliza disciplina, no cedas a darle afecto cuando ladra excesivamente ni cuando desobedece, mantente fuerte.
  3. Recompénsalo, con premios comestibles y dale afecto y cariño por buenos comportamientos.

Herramientas de ayuda:

Recuerda, tu perro quiere tu afecto, y al hacerle ganárselo lo disfrutara más y aprenderá a ser disciplinado. Tu peludo nunca pensará que eres malo o que ya no lo quieres por darle afecto sólo cuando lo merece. Al tener un perro disciplinado evitas regañarlo y castigarlo innecesariamente por hacer lo que el reconoce como correcto. Todo es por el bien de tu peludo.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios