Hola Amigos, soy Pancho!

Es bien sabido que a los peluditos nos encanta salir a pasear por muchas razones, para conocer nuevos amigos en cuatro patas, para compartir tiempo con nuestros dueños y para distraernos de estar un rato prolongado en casa.

Nos encanta explorar y andar por ahí y por allá sin embargo es importante caminar junto con ustedes para que no nos pierdan de vista o salgamos corriendo. Lo más recurrente es que salgamos a pasear con un collar y una correa, pero qué tan bueno es pasear con un collar? ¿Han intentado sacarnos a pasear con pecheras?

Déjenme explicarles por qué recomiendo usar una pechera y no un collar!

 

Trachea

  • Tráquea: La tráquea es de las partes más sensibles del cuello. Un collar, por más que sea ancho y suave, ejerce presión fuerte sobre la tráquea ya sea que la correa esté tensa o que den tirones con ella.

Sindrome de Horner

  • Nervios: En el cuello existen unos nervios que pueden verse dañados por la presión del collar dando como resultado el llamado Síndrome de Horner con síntomas muy evidentes como contracción de la pupiladesprendimiento del párpado superior e incluso hundimiento del ojo por parálisis del simpático cervical. En el mayor de los casos se puede curar con medicación pero en algunos otros no hay remedio.

Dog Insecurity on walk

  • Información errónea: El cuello es un receptor muy sensible de estímulos tanto positivos como negativos. Los tirones en el collar pueden enviar un mensaje erróneo a tu perro. Como consecuencia, muchos perros reaccionan y muestran señales de inseguridad.

Aggression

  • Agresividad: Los perros suelen comunicarse entre ellos durante los paseos, aún a la distancia. Si dos perros se ven a lo lejos, podemos observar señales de calma como girar la cabeza o olfatear el suelo mostrando intenciones pacíficas. Si al mismo tiempo, por tensión de la correa en el collar, el perro es forzado a levantar la cabeza, envía un mensaje ofensivo a otro perro que puede provocar una pelea.

La solución a esto sin duda: Una pechera

El origen de la pechera nace de la necesidad de que los perros tirasen de algo o para el rastreo. El primer uso lo tuvieron los Huskies para tirar de los trineos sobre la nieve.

La pechera permite que el perro utilice el peso de su cuerpo para realizar la tarea en cuestión. De igual forma al pasear, es el peso de su cuerpo el que permite que si por alguna razón se jala, no exista una presión en el cuello que ocasione cualquiera de los problemas que mencionamos arriba.

Si tu peludo está rastreando u olfateando, la pechera le permite llevar el hocico en contacto con el suelo, mientras que con el collar no, cosa que es muy importante ya que tu peludo no se detendrá tan fácil si de olfatear se trata.

Una buena pechera debe tener una cinta en el lomo y otra en el pecho, que conecta la parte del cuello con la del tórax. Tiene que ser ajustable de varias formas y debe tener cintas anchas y acolchadas.

Si todo esto se combina luego con una correa adecuada, mucha tranquilidad y paciencia mientras permites que tu peludito termine de olfatear y reconocer su entorno, los paseos se convierten en un placer para perro y dueño.

Quieres pasear con tu peludo sin jalonearlo? Aquí te decimos cómo

Un Abrazo,

Pancho

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios