Tener un peludo puede ser una bendición, nos ayuda a tener una vida más alegre, siempre tenemos quien nos mueva la cola, quien nos reciba con amor y sobre todo tenemos un compañero para disfrutar, pero a veces nuestro peludo puede actuar de maneras que no entendemos, en esta ocasión hablaremos de una situación que a veces nos puede pasar con nuestros peludos: que no quieran comer.

Imagén de Best In Show Daily

Es muy importante que nuestros perritos coman siempre a sus horas, es una necesidad vital que además ellos disfrutan y con la que nosotros podemos entrenarlos más fácilmente. Sin embargo, cuando un perro no quiere comer puede causar grandes conflictos al dueño. Existen varios motivos por los que un perro deja de comer, el más peligroso es que esté enfermo y no tenga apetito; pero usualmente el más común es porque nuestros perros se llegan a cansar de comer el mismo alimento siempre o en su defecto no les gusta el que le damos.

Si tu perro empieza a dejar de comer lo primero que tienes que hacer es llevarlo a un veterinario, no solo para averiguar si está enfermo o algo en la comida le está haciendo daño, sino también para que éste te aconseje cómo debes abordar la situación de la mejor forma.

 

Imagen de Dogknobit.com

¿Por qué no quiere comer?

Al igual que las personas, los motivos por los que un perro puede dejar de comer son varios, muchos de éstos ni siquiera nos lo imaginamos:

Efermedad:

muchas veces los perros dejan de comer porque se sienten enfermos, sin embargo usualmente estos presentan otro síntomas aparte de la falta de apetito. Es importante que lo lleves a revisar, aunque no siempre es un síntoma de enfermedades mortales, a veces puede ser un indicio de presencia de cáncer o enfermedades del hígado y riñones.

Vacunación:

Otra razón por la que los perros pueden dejar de comer es por que fueron recientemente vacunados, es muy normal, si las personas cuando somos recién vacunadas nos sentimos desganados y cansados, imagínate tu peludo sino se va a llegar a sentir igual.

Depresión:

Por otra parte, nuestros peludos pueden llegar a sufrir de depresión o sentirse fuera de lugar, ya sea por una mudanza o por un ambiente que no le sea familiar; en estos casos lo mejor es igual llevarlo a un veterinario y ayudarlo a sentirse cómodo para que este no se enferme ni se ponga más nervioso o deprimido.

Capricho:

Finalmente la razón más común, y la que muchos dueños no pueden creer, es que nuestros perros también tienen gustos diferentes y no todo lo que les llegues a dar les va a gusta; muchas veces el problema es que ellos no se sienten cómodos con ciertos alimentos, platos o incluso con la zona donde le das de comer.

Imágen de doggybakery.org

 

Solución

La solución para esta situación es fácil, mucho más de lo que creemos:

  • Primero hay que llevarlo con un veterinario para que éste verifique si está enfermo o no. Si lo está no trates de provocarle hambre para que éste no coma, mejor pregúntale a tu veterinario si hay algún medicamento que induzca el hambre, o en su defecto otros métodos de alimentación como darle la comida con una jeringa.
  • Otras formas para que tu perro coma es alimentándolo en un horario estricto, de preferencia dos veces al día, tomar una caminata antes de la hora de la comida, no dándole tantos premios, dándole croquetas o comida de otros sabores, cambiando el ambiente con diferentes platos .
  • Incluso puedes convertir la hora de la comida en un momento de diversión, donde pueda jugar y comer a la vez; existen muchos juguetes y demás productos donde se almacena la comida y nuestro peludo puede jugar con ella.

Piensa que tu peludo también tiene gustos y preferencias, recuerda que no siempre dejan de comer porque estén enfermos, a veces solo quieren probar algo diferente para variar.

Imagen de Bella’s House and Pet Sitting

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios