Llego la primavera, esa época del año en el que las flores brotan, todo enverdece y empieza el calor. Sin embargo el calor no viene siempre solo, para nuestros peludos llega esa temporada del año en la que tenemos que estar atentos a que no tengan inquilinos no deseados en su pelaje; así es estamos hablando de las pulgas, además de otros parásitos como las garrapatas.

¿De dónde salen?

Pero, te preguntarás por qué solo hay pulgas en primavera; en realidad las pulgas y los demás parásitos viven en todas las estaciones del año, simplemente en invierno no hay pulgas adultas despiertas, sin embargo las larvas se encuentran más activas en esta época, alimentándose de los desechos que las pulgas adultas dejan. Estas larvas suelen vivir en el pelaje de nuestros peludos, en esquinas o en la tierra, escondidos hasta que van creciendo para volverse pulgas. Es por eso que durante la temporada fría y al inicio de la primavera es muy importante fumigar y vigilar que nuestros peludos no tengan ningún parasito o rastro de éstos.

 

 

¿Qué tan peligrosos son éstos parásitos?

 

Todos sabemos que son malos, que nuestros perros se rascan mucho, que muy incómodos, etcétera; sin embargo realmente esos son los menores de los peligros. Las pulgas y las garrapatas son portadoras de enfermedades cómo la ehrlichiosis canina, que es en pocas palabras una enfermedad generada transmitida por un virus, la cual afecta el sistema inmunitario de nuestros peludos, llegando a causarles anemia y en el peor de los casos se puede volver crónica. También las pulgas pueden crear una dermatitis alérgica por su mordida, lo cual puede generar costras y eritemas (manchas rojas en la piel). Pero lo más peligroso no afecta a los perros sino a nosotros, los humanos también somos propensos a ser victimas de estas enfermedades y somos mucho más vulnerables que los perros. Hay que estar muy alertas en caso de que nuestra mascota tenga uno de estos insectos, sobretodo si son garrapatas que tienen muchas más enfermedades que las pulgas.

 

¿Qué debo hacer?

Es importante siempre estar atento, particularmente cuando llega el calor, para asegurar que nuestro peludo no tenga ninguno de estos parásitos; esto lo podemos lograr a través de cepillados e higiene adecuados. Existen muchos productos que pueden ayudarte a combatir a estos parásitos, como collares, pipetas o sprays. Recuerda que para tener una buena higiene tienes que bañar a tu perro, pero no de forma constante; bañarlo una o dos veces al mes lo mantendrá libre de éstos insectos. Si empiezas a notar que tu peludo se rasca constantemente y que llora al hacerlo, lo mejor es investigar si tiene uno de estos parásitos y llevarlo al veterinario inmediatamente.

Ahora ya sabes por qué las pulgas son tan peligrosas para nuestros peludos, ahora es tu turno de poner atención al comportamiento de tu perrito y a su pelaje. Cuídalo para que él pueda cuidar de ti y disfruten juntos de la primavera al máximo.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios