Un perro vomita de vez en cuando por razones relativamente benignas; ya sea para expulsar algo no deseado de su estómago, como resultado de una irritación gástrica o en respuesta a estímulos del colon, por ejemplo. También es importante mantener alejados parásitos que puedan estar presentes en el organismo de tu perro, puedes apoyarte de algunos desparasitantes que te ayudarán a mantenerlo sano de su estómago. Sin embargo, si el vómito o la regurgitación se presentan de manera prolongada, puede ser señal de una enfermedad grave, por ejemplo: un trauma ocasionado por un golpe en la cabeza, exposición a algún químico, obstrucción gástrica o incluso cáncer.

¿Qué debes vigilar?

5340436346_6b50924ff5_o

Hay muchos síntomas que pueden estar asociados al vómito, pero los 3 más sencillos y que debes estar al pendiente son:

  • ¿A tu perro se le cae la saliva de manera involuntaria?
  • ¿Está constantemente humedeciendo sus labios?
  • ¿Sienten náuseas?

Algunos perros pueden comer pasto, posiblemente para aliviar la irritación gástrica o para autoinducirse el vómito.

Es importante distinguir entre vómito y regurgitación – este último sucede espontáneamente, expulsando los alimentos que no alcanza a digerir sin realizar ningún esfuerzo abdominal. Por lo general, esto es señal de problemas de esófago o de otros problemas que se producen desde el principio en el proceso digestivo. La regurgitación no debe clasificarse como vómito ya que las causas que lo originan son distintas.

Causa primaria

El vómito por lo general vacía el estómago de algún material no deseado o que tu perrito no puede digerir; esto acompañado por náuseas o inflamación / irritación gástrica. Cualquier cosa, desde infecciones y úlceras hasta un síntoma de cáncer o de consumo de algún medicamento pueden llevar a que tu perro pueda tener vómito.

Atención Inmediata

6854968723_90f2b2b18b_o

En caso de vómito que no puedas controlar:

  1. Retira todos los alimentos a tu perro.
  2. Compruebe si presenta algún shock, es muy sencillo. Si luce pálido, tiene las encías secas y presenta algún colapso, es necesaria atención médica inmediata.
  3. Comprueba si hay deshidratación. Si tu perro se encuentra deshidratado, también será necesaria la atención del veterinario de manera inmediata.

Para vómitos ocasionales o poco frecuentes (y si el perro no está en estado de shock o deshidratado):

  1. Retira la comida a tu perro por 12 horas.
  2. En su lugar, dale a tu perro cubitos de hielo para lamer o dos o tres cucharadas de agua cada media hora. Esto ayudará a mantener la boca húmeda.
  3. Después de 12 horas, puedes servirle un tazón de agua limpia y fresca.
  4. Pasadas las 12 horas del primer vómito, comienza a darle una dieta blanda. Una mezcla de arroz cocido y pollo es la mejor alimentación por el momento, pero no exageres. Sólo dale de dos a tres cucharaditas para probar si tu perro es capaz de digerir la comida.
  5. Si tu peludo no vomita, continúa dándole dos cucharaditas cada dos horas.
  6. Si el vómito se detiene, tu perro puede volver a una dieta normal al día siguiente sin ningún problema.

Diagnóstico

Sonará trillada la frase pero, si las molestias persisten, consulta a tu médico (en este caso al de tu perrito). Un veterinario tendrá mayores posibilidades de diagnosticar si existe alguna enfermedad que sea la razón del vómito con ayuda de rayos X, análisis de sangre, análisis de heces, análisis de orina, ecografía y / o un estudio de bario, entre otras cosas. Si tienes oportunidad de llevar una muestra del vómito del perro con el veterinario ayudará muchísimo en el proceso de diagnóstico.

Prevención

This is my food!

Muchas de las causas del vómito no se pueden prevenir, pero para aquellas que si pueden prevenirse, checa las siguientes reglas:

1. No cambies la dieta de tu perro de forma drástica, de un día para otro. Siempre cambia de alimento de manera gradual, en especial si tu perro presenta alguna irritación gástrica o malestar intestinal.

 News-02 News-03 News-11

2. No le des juguetes que se puedan tragar o masticar en pedazos, para ello elige el tamaño adecuado para él.

3. No le des huesos. Al morderlos, estos pueden producir cierta irritación en el tracto digestivo ocasionando vómito. Mejor dale carnazas de buena calidad y cuyos ingredientes no repercuten en la salud de tu perro.

News-06 News-14

4. No dejes que tu perro busque comida en la basura. Esto puede traer consigo gastroenteritis, o lo que es lo mismo, una inflamación en la parte interna del intestino.

5. Si salen de paseo, mira de cerca el área que visita y sobretodo verifica que no consuma nada en la calle, ya que puede afectar su estómago e incluso tener consecuencias peores… ya saben de qué hablo.

6. Verifica que tu perro no tenga ningún virus o parásito en el estómago, de preferencia desparasítalo dos veces al año, en especial en temporadas de calor.

News-08 News-09

La salud de tu perro es super importante, por eso en cuanto muestre señales de vómito consulta a tu veterinario para ver si es necesaria una atención inmediata.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios