El Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC) es una condición médica potencialmente peligrosa donde un perro hace “cosas de perros” normales de una manera destructiva anormalmente repetitiva, frenética – a veces hasta el punto de auto-mutilación. Los comportamientos repetitivos que los perros con TOC realizan son normales en pequeñas dosis. Se convierten en un problema cuando el perro les hace a manera de ritual y de manera destructiva.

Causas

7619614938_1a53fc1ae0_k

Los perros que sufren de trastorno obsesivo-compulsivo a menudo (pero no siempre) tienen una historia de abuso, negligencia o exposición en el pasado a ambientes extremadamente estresantes. Por ejemplo, los perros que son encerrados durante periodos prolongados de tiempo en áreas pequeñas que no tienen forma de estimulación física o mental pueden desarrollar TOC. La ciencia médica actual pone el foco anatómica de TOC en el sistema límbico, que es una red integrada de las estructuras cerebrales en todos los mamíferos que se asocia con diversos aspectos de la conducta y las emociones, entre otras cosas. Los signos clínicos de TOC tienden a empeorar cuando el perro está expuesto a situaciones especialmente producen ansiedad.

 

Diagnóstico

7087405829_9cf33c8dc0_o

Puede ser un reto para los veterinarios para diagnosticar el trastorno obsesivo compulsivo en perros (TOC), porque no hay ninguna prueba para la condición. El diagnóstico de TOC implica descartar otras condiciones, incluyendo enfermedades y otros trastornos médicos que podrían contribuir a los comportamientos obsesivos observados.

La prueba puede ir desde un examen físico que puede incluir muestras de sangre y orina hasta pruebas para enfermedades dermatológicas, parásitos externos, enfermedades neurológicas, infecciones del tracto urinario, enfermedades metabólicas y / u otras condiciones que podrían estar causando el comportamiento anormal del perro.

Una vez descartadas estas enfermedades, el veterinario puede recomendar que le muestren un video del perro teniendo este tipo de comportamientos en el hogar, especialmente aquellos que interfieren con las rutinas diarias normales.

 

Síntomas

4392727_48a2c7b09f_o

Los comportamientos repetitivos que los perros con TOC realizan son normales en pequeñas dosis. Se vuelven clínicamente problemática cuando el perro tiene estos comportamientos  sin propósito alguno. Algunos de los comportamientos más comunes observados en los perros con trastornos obsesivo-compulsivos incluyen:

  • Ladrar
  • Excavar
  • Rascarse
  • Lamerse
  • Perseguir su cola
  • Morder y masticar rocas, telas, muebles o sus propias patas o cola
  • Orinar o defecar en lugares inusuales

Por desgracia, algunos perros con TOC pueden causar daños físicos a sí mismos o a otras personas o cosas. Algunos de ellos pueden ser: 

  • Llagas
  • Lamer o morderse en heridas a pesar del dolor
  • Sangrado de patas (debido a la excavación o mordeduras)
  • La pérdida de pelo (debido a rascarse en exceso)
  • Sobresaltarse fácilmente
  • Huir el contacto físico
  • Tener severa ansiedad de separación
  • Agresión

 

Perros en mayor riesgo

5006106377_cb2d304249_b

El inicio del Trastorno Obsesivo-Compulsivo se presenta normalmente cuando los perros se convierten en adultos, usualmente es entre uno y tres años de edad, dependiendo de la raza. Los perros que sufren de dolor, en particular la ansiedad o lesión o una enfermedad que altera su función sensorial (vista, oído, gusto, olfato y / o táctil) tienen un mayor riesgo de desarrollar TOC.

 

Tratamiento

2848656129_52c565fa5a_b

El Trastorno Obsesivo-Compulsivo canino (TOC) puede interferir con la calidad de vida de un perro. También puede ser muy destructivo para la relación entre el perro y su dueño. Afortunadamente, esta condición por lo general se puede controlar a través de la modificación del comportamiento y la medicación. Los objetivos del tratamiento de OCD canina incluyen reducir o eliminar el comportamiento anormal y las causas de este comportamiento. Las opciones de tratamiento incluyen la modificación del entorno y  medicamentos con receta que probablemente serán necesarios el resto de su vida.Para algunos perros, la mejor terapia son las distracciones, es decir, un paseo cuando empiezan a presentarse este tipo de comportamientos. Puedes también incrementar el ejercicio, puedes adquirir algún juguete con el que pueda jugar por sí mismo y evitar el contacto humano que le genera el estrés.

News-05 News-06

Si tienes un perrito diagnosticado con TOC tendrás que trabajar de manera paralela con el veterinario y, posiblemente, con expertos en comportamiento canino para experimentar con diferentes métodos para ver cuáles pueden ayudar al peludo.

 

También es importante darle un lugar especial donde descansar, de preferencia donde que las personas no tengan acceso continuo.

News-08 News-09 News-12

La base de todo esto es generar una rutina, algo que no ocasione ningún sobresalto o que pueda cambiar su estado de ánimo.

Algo muy importante que debes considerar es que el castigo no es una forma de tratamiento, al contrario esto puede aumentar la ansiedad en tu perro incrementando los síntomas de la enfermedad.

Otras técnicas que pueden ser apropiadas, además de tratamiento médico y de modificación del comportamiento, podrían incluir la terapia de masaje para reducir la ansiedad y el estrés; la formación y la participación en actividades de rendimiento, tales como entrenamiento, practicar la obediencia, la agilidad, incluir algún tratamiento anti estrés natural e incrementar la atención para promover el bienestar, la tranquilidad, la confianza y comodidad. Algunos de estos enfoques considerados “alternativos” o “auxiliares” no sustituyen la medicación que el veterinario pueda suministrar, por lo que es algo que debe ocuparse como complemento.

 

Pronóstico

15960431074_3ecf627848_o
El pronóstico para los perros con trastornos obsesivos compulsivos es bastante variable. El éxito del tratamiento depende en gran medida el compromiso del dueño para el proceso, así como en la identificación y solución a las causas de tensión, la ansiedad u otros problemas. Al igual que con la mayoría de los trastornos, el pronóstico es mejor para los perros que son diagnosticados y tratados a tiempo. Si tu perro muestra signos compatibles con el trastorno obsesivo compulsivo, debes hacer una cita con el veterinario lo más pronto posible. Los comportamientos asociados con este trastorno casi siempre empeoran si no se les da el tratamiento adecuado, por lo que mientras más pronto se inician es mejor.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios