Todos sabemos que tener un perro tiene muchos beneficios, pero a veces cuando tienes hijos olvidas todos los beneficios que tener un perro le puede traer a ellos. Muchos dicen que tener hijos y perros al mismo tiempo es un problema, sin embargo los perros pueden ser una gran fuente de enseñanza para los niños; si les damos tareas adecuadas a su edad.

 

Dale tareas de acuerdo a su edad

No siempre es bueno dejar un cachorro a la suerte de un niño pequeño, al final es una vida y los niños no siempre tienen la delicadeza para cuidar a un peludo. Si tu niño es pequeño, lo mejor es que le pongas tareas sencillas como avisarte cuando no tenga agua o cepillar a tu perro.

Si tu hijo ya tiene una buena edad para hacerse más cargo de tu perro, las tareas pueden ser más estrictas como:  Darle de comer a sus horas, sacarlo a pasear, entrenarlo, guardar sus juguetes, entre otras. Los niños más maduros aprenden más rápido de responsabilidad cuando tienen a un peludo en casa al que cuidar.

 

Explícale porque debe cuidarlo

Tienes que enseñarle a tus niños que los perros no piensan igual que ellos, pero explícales el por qué los perros son como son. Cuando un niño entiende las necesidades físicas y emocionales de un perro, es más fácil que simpatice con él y aprenda a ser más responsable.

Se un buen ejemplo a seguir

Hasta el niño más responsable se llega a equivocar, es por eso que nosotros los adultos tenemos que asegurar que el perro tenga los mejores cuidados. Si son errores pequeños como que olvidó sacarlo a pasear o darle de comer, pregúntale por qué no lo hizo y explícale como le puede afectar a tu peludo.  Al final si queremos darles una lección de responsabilidad a nuestros hijos, nosotros debemos saber ser responsables primero.

Demuéstrale que es un privilegio y no un deber

Si tus hijos no quieren cuidar a tu peludo o lo ven como una tarea obligatoria, evidentemente no van a querer hacerlo. Explícale que es un privilegio tener un peludo al que cuidar, como es que su cachorro depende de él. Compartan tareas pero también dale algo de propiedad sobre el perro, las personas cuidan las cosas que son suyas, así tu hijo sentirá la necesidad de cuidar a tu perro. Celébrale sus logros como si su perro aprendió un nuevo truco, nunca hagas la experiencia de tener un perro un castigo.

Los perros e hijos aprenden de responsabilidad juntos

Los niños que crecen cuidando a una mascota, saben sobre el valor que tienen los seres vivos; son más responsables y cumplidos con sus tareas. Un perro también aprende a ser responsable con un niño, no todos los perros son iguales, pero los que son criados por un niño saben cuidar de estos y como actuar con ellos. Esto solo va a mejorar con tu apoyo y enseñanza, disfruta de un vinculo que tus hijos y un perro pueden crear para toda la vida.

 

Si te gustó danos like, comparte este post y comenta que experiencias han tenido tus hijos con perros o que consejos nos recomiendas para con tus hijos y tu peludo.

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios