Si te gusta salir a pasear con tu perro sabes que es una experiencia única y divertida, pero que implica una previa organización para que no se te olvide llevar los artículos que puede necesitar tu mascota y así garantizar momentos de alegría y cero estrés para ambos.

Sin embargo, a veces se convierte en un reto incómodo para nosotros o bien, se nos llegan a olvidar cosas que quizá pasamos por alto. Por eso, mejor te recomendamos que enseñes a tu perro a usar una alforja o mochila, esta recomendación va sobre todo dirigida a los dueños de perros de talla mediana, grande y gigantes. 

1 (1)

Encuentra la mochila que mejor le ajuste a tu perro

Quizá cuando tu perro use una alforja por primera vez le resulte algo incómodo, pero con el tiempo se llega a acostumbrar e identifica que ese accesorio contiene cosas de su propiedad, además puedes vincular el uso de su mochila a momentos de gran diversión, de tal manera que este artículo lo asocie con recuerdos positivos.

A pesar de que pueda resultarte fácil guardar tus cosas en la alforja de tu perro, te recomendamos que procures poner ahí solo sus pertenencias, así estarán listos para salir a cualquier paseo, ahí puedes guardar algún juguete, comida, plato plegable, ungüento para sus patitas, agua, bolsas para heces, algún medicamento y todo aquello que consideres necesario.

2 (1)

Recuerda hacer del uso de la mochila un momento divertido

Cuando acostumbras a tu perro a usar mochila le ayudas a hacer ejercicio, solamente asegúrate de no exceder el peso que pones sobre él porque podrías lastimarlo. Ponle mochila a tu mejor amigo, será más fácil identificarlo, pero sobre todo aprovecha para ir a viajes inolvidables que vivirán en su memoria. 

¿Te gustó? Compártelo

Comentarios

comentarios